Errores de Diálisis Renal

Errores de Diálisis Renal

Más de 20 millones de adultos mayores de 20 años sufren de una enfermedad crónica de riñón. En el 2001, 392,023 residentes estadounidenses recibieron tratamiento de enfermedad renal en etapa terminal (ERET). Cada año las enfermedades del riñón matan a más de 14 personas por cada 100,000, convirtiéndose así en la novena causa de muerte en Estados Unidos. El sistema de salud de Medicare, gasta un aproximado de 14 billones de dólares cada año para tratar ERET. Varios cientos de miles de Estadounidenses están bajo tratamiento de diálisis, y más de 100,000 han sufrido de un trasplante de riñón.

Sin embargo, el tratamiento para la falla renal conlleva sus propios riesgos y los pacientes se deben educar sobre los riesgos para poder protegerse y ayudar a minimizarlos. Cada año, muchas personas mueren o son innecesariamente lesionadas debido a una negligencia médica o errores médicos cometidos durante el tratamiento de su enfermedad del riñón.

Cada año ocurren miles de errores durante el tratamiento de la diálisis. De hecho, en Noviembre del 2003, la oficina general de contabilidad y la agencia Internacional del congreso encontró que un porcentaje substancial de los lugares donde se hace la diálisis no cubren con las normas gubernamentales de calidad. En el 2000, Medicare determinó que 512 clínicas de diálisis en Estados Unidos tenían a más del 20% de sus pacientes recibiendo un tratamiento de diálisis inadecuado y casi 1,700 clínicas tenían a 20% de sus pacientes o más recibiendo un tratamiento inadecuado para la anemia.

Un tratamiento negligente de diálisis involucra errores médicos, caídas de los pacientes, problemas relacionados con el acceso vascular, errores en la idealización, exceso de pérdida de sangre, y sangrando prologando, problemas con las máquinas de diálisis, problemas con las alarmas en las máquinas, respuestas inadecuadas a las alarmas de las maquinas, fallas al limpiar las máquinas de diálisis de las soluciones que se utilizan para su limpieza, errores por el uso inapropiado del acido concentrado-acido que es parte de un sistema de concentración de bicarbonato- en la máquina de hemodiálisis, falla al monitorear la presión sanguínea, y otros signos vitales causando infecciones en la sangre debido a la contaminación de líneas y maquinaria así como otra negligencia.

La mayoría de las clínicas de diálisis alrededor del país, son propiedad de grandes compañías de salud. Por ejemplo, la mayoría de las clínicas de diálisis en estados unidos son propiedad de dos grandes compañías: Fresenius Medical Care y DaVita Healthcare Partners, Inc.

Fresenius Medical Care es probablemente la compañía más grade operando clínicas de diálisis en todo Estados Unidos. Fresenius es dueño y opera 3,335 clínicas de diálisis en todo el mundo. Sus ganancias en el 2013 fueron de más de $14 billones de dólares.

DaVita Kidney Care es una división de DaVita Healthcare Partners Inc. Hasta el Verano del 2014, DaVita opera, maneja y es dueño de más de 2000 centros de diálisis en todo Estados Unidos. Ellos también operan 84 centros de diálisis en 10 países fuera de Estados Unidos y cuentan con más de 46,000 empleados.

Si usted es una persona en diálisis, es importante que busque información sobre las practicas y procedimientos que utilizan en su clínica para asegurarse que está recibiendo un tratamiento seguro y adecuado. En el caso de que usted no reciba un tratamiento adecuado, y haya sido lesionado, usted debe consultar con un abogado especialista en casos de diálisis.

Si usted o un ser querido ha sido lesionado por un tratamiento negligente de diálisis, o por una negligencia profesional, y usted quiere hablar con un abogado experimentado en casos de lesiones personales, por favor llámenos para hablar con uno de nuestros abogados en casos de negligencia médica de la firma Boyers Law Group, para una consulta gratuita sobre sus derechos legales.

Contact Us for a Free Consultation - 800-545-9100
Contact form